La revolución tecnológica llega a los restaurantes

Desde hace varios años, los restaurantes de todo el mundo se han visto envueltos en la revolución tecnológica, que ha dado un giro de tuerca al tradicional modelo de negocio. Actualmente se observa, desde una notable modernización tecnológica, hasta la incorporación de inteligencia artificial o las nuevas “Dark Kitchens”.

Cuando la tecnología llama a tu puerta

La tecnología ha llegado a los restaurantes y sin duda, lo ha hecho para quedarse. Muchas son las formas en las que se ve reflejada esta modernización en los restaurantes. Si antes tenías que llamar para reservar, ahora puedes hacerlo con un simple click. Existen plataformas como OpenTable, que te permiten realizar reservas en línea ultrapersonalizadas. 

Por otro lado, se han incluido las tabletas en las rutinas de trabajo. Los camareros ya no apuntan los platos en una libreta, sino que lo hacen en tabletas. Con estas realizan el pedido y lo envían directo a la cocina sin la necesidad de desplazarse, lo que implica un ahorro de tiempo. Pero las tabletas no son solo para los camareros, sino también para los clientes. A través de estos dispositivos muchos restaurantes podrán mostrar la presentación de sus platos, ingredientes, alérgenos y su elaboración.

También la llegada de los restaurantes a las redes sociales es toda una novedad, les permite interactuar con sus clientes y mejorar su relación. Al mismo tiempo, los clientes pueden compartir fotos, vídeos y experiencias entre ellos. Una de las últimas novedades es el pago con smartphone, sin necesidad de llevar encima tu cartera.

El modelo Dark Kitchen

Uno de los últimos fenómenos es el de Dark Kitchen o “cocinas fantasma”.  Este nuevo modelo consiste en restaurantes con solamente una cocina, que se encargan de preparar comida para entregarla a domicilio. No hay mesas, sillas, ni menaje, solo un grupo de cocineros preparando los pedidos. A pesar de las ventajas para el restaurante y los clientes, este fenómeno también cuenta con sus contras. Se pierde la parte experiencial de ir a un restaurante acogedor, de disfrutar del ambiente. Te pueden traer la comida a casa, pero la esencia y el servicio no. 

En países como Reino Unido y Singapur ya se ha implementado este sistema y en España está empezando a despegar. Compañías como Glovo o Deliveroo son las principales distribuidoras de los pedidos que se preparan en estas “cocinas fantasma”. Los cocineros no trabajan para restaurantes, los cuales han cedido a estas empresas la exclusividad del reparto y un aumento de la comisión por encargo.

Un robot te sirve la comida

China fue de los primeros países donde contrataron camareros robot hace 10 años. Del tamaño de un juguete, estas máquinas redujeron costes de manera más que significativa. El objetivo de cualquier empresa es reducir los costes laborales, por este motivo deciden invertir en inteligencia artificial. Robots del tamaño de un microondas son capaces de llevar los platos a los clientes de un restaurante. Y no solo eso, también se puede ver a estos “pequeños” tomando la nota de un cliente e incluso preparando un gin-tonic.

Los cambios siempre tienen alguna resistencia, pero la cocina tecnológica es una realidad. La llegada de las generaciones más digitales al mercado laboral será un motor para la fusión entre tecnología y cocina. Por lo tanto, nos espera un futuro lleno de novedades en este sector. Lo único que sabemos, por ahora, es que ningún robot es capaz de imitar el trabajo de los chefs de cocina, como Ferrán Adriá, máximo exponente del sector en España durante muchos años.

Fuente: Diario Información.