Madrid Fusión 2016: girando hacia el origen

Resumimos las percepciones de los profesionales recogidas en Madrid Fusión 2016.

Madrid Fusión 2016 cierra sus puertas esta semana con un mensaje muy interesante para los que seguimos de cerca la evolución del sector de la hostelería: el sabor como máximo exponente de la cocina y el respeto al origen y a la tradición. Se dice rápido pero la frase da mucho de sí.

Hace ya hace algún tiempo que los que trabajamos cerca del mundo culinario nos hemos dado cuenta de que se ha producido un cambio de visión en la cocina. Pero lo cierto es que ahora con la clausura de esta edición de Madrid Fusión, todo se revela de una forma más explícita. El sabor debe ser el principal argumento y valor de la gastronomía. No es algo sencillo. Implica:

  • un exhaustivo proceso de control de la materia prima en los restaurantes: el producto y el proveedor del mismo, adquieren cada vez más relevancia;
  • el dominio de las técnicas de elaboración, con el objetivo de extraer el mayor partido de los alimentos, y que ya se dan por sabidas;
  • altas dosis de creatividad en la cocina.

Entonces, la cocina en la era de la postvanguardia requiere buscar las mejores materias primas en origen y preferentemente de forma local, control de las técnicas e innovaciones tecnológicas que van apareciendo continuamente, y muchas ideas por parte de los cocineros. Todo ello, prestado al servicio del sabor.

Y eso, exige profesionalidad: una mezcla precisa de formación, experiencia y meticulosidad en la forma de hacer las cosas.

En nuestra humilde opinión, esta declaración de intenciones tan contundente, va a mejorar todavía más la imagen que, en general, la gastronomía de nuestro país proyecta en nosotros mismos, y también a nivel mundial.

Nos ha gustado especialmente este video de El País, donde importantes cocineros, referencias internacionales, detallan lo mencionado anteriormente:

Vídeo Madrid Fusión El País

En definitiva, todo un buen augurio para este sector que tan apasionadamente vivimos. Vamos a mejor, de eso no cabe duda.